Menu

Horta Guinardó

16/05/2018 - Distritos, Horta guinardó
Horta Guinardó

Horta Guinardo, entre la tierra y el cielo

Un recorrido por este populoso y cercano distrito de la ciudad. Un balcón con vistas a toda Barcelona.

El barrio de Horta-Guinardó

El distrito de Horta-Guinardó, el tercero más extenso de la urbe, está ubicado en el noreste de Barna, entre Gracia y Nou Barris, en un extenso val cerrado, rodeado de colinas y montañas. Sus rebosantes zonas verdes lo transforman en uno de los espacios más atractivos para aquellos que procuran gozar de la calma y el aire libre. Al norte se halla el parque de Collserela. En sus orígenes, el centro de este distrito era la Vila d’Horta y, poquito a poco, fue medrando con la urbanización de la zona.

Te contamos los motivos por los cuales alojarte aquí, sus atracciones a visitar y los mejores lugares donde comer y también ir de compras. Si eres estudiante asimismo te va a interesar conocer dónde se encuentran las bibliotecas, las zonas verdes y los lugares donde hacer deporte.

Su historia, con referencias reportajes del año novecientos sesenta y cinco, comienza en el viejo val de Horta -conocido ahora como Val de Hebrón-, que está donde se desarrolló el ayuntamiento del mismo nombre hasta el momento en que fue agregado, como Gràcia, Sants, Sant Martí, etcétera, a Barna. En el caso del ayuntamiento de Horta su anexión sucedió algo después, en mil novecientos cuatro. Era una zona esencialmente rural y se urbanizó primordialmente en los años cincuenta del siglo veinte, con población inmigrada de Cataluña y del resto de España.

Ocultos entre las pendientes de estos distritos vamos a poder descubrir genuinas joyas de la arquitectura y el arte de vanguardia de Barna, como el Pabellón de la República o bien la estatua “Poema visual”, de Joan Brossa. Y, en contraste, en el núcleo viejo, puede gozarse de placillas y callejuelas que recuerdan el pasado rural y de pueblo independiente, como la Plaça d’Eivissa y sus aledaños o bien los lavaderos de Horta, en la calle Aiguafreda.

Aparte de equipamientos sanitarios de primera importancia como la urbe sanitaria de la Vall d’Hebron o bien las Llars Mundet, el distrito tiene señaladas áreas verdes y zonas de ocio como parte del Parc de Collserola; el Parc dels 3 Turons, con el increíble Mirador del Turó de la Rovira, una atalaya natural (doscientos sesenta y dos metros de altura) que ofrece una panorámica de 360º sobre la urbe al completo y que tiene el valor añadido de poder visitar las baterías antiaéreas que allá se instalaron para proteger la urbe de los bombardeos de la aviación fascista a lo largo de la Guerra Civil; o bien el espléndido Parc del Laberint, de fines del siglo XVIII, con un jardín de diseño neoclásico que presenta un estanque y un laberinto tradicional de cipreses podados con un complicado recorrido.

Alojarse en Horta-Guinardó

Una ventaja de Horta-Guinardó, entre otras muchas, es que en esta una parte de la urbe, los alojamientos están más económicos. Asimismo tiene una buena conexión con el transporte público. Vas a ver. Echa una ojeada a nuestros pisos en Horta y, sencillamente, elige el que más te guste.

donde alojarse en horta guinardo

Donde alijarse en horta guinardo

Además de esto, pese a los años, la zona ha mantenido su entorno de pueblo y si deseas vivir la genuina vida barcelonesa es perfecto. La vida allá es tranquilita, en tanto que la mayor parte de los habitantes que viven en este distrito son familias.

El laberinto de horta

En Horta-Guinardó, no te puedes perder el Parque del Laberinto que te va a hacer regresar a tus años de infancia paseando entre los árboles. Es uno de los parques más viejos de la urbe. Te recomendamos traer agua si lo visitas a lo largo del verano. Si bien haya árboles para cobijarse del calor, llevar agua te garantizará un buen camino sin pasar sed.

El laberinto de horta

El laberinto de horta guinardó

El Palau d’Esports de Barna y el velódromo olímpico se hallan asimismo en esta zona y valen la pena visitarlos.

El mirador del Turó de la Rovira (patrimonio de la urbe) te ofrece una vista de 360º sobre la urbe, con lo que vas a tener una panorámica fabulosa de Barna. Te lo aconsejamos al atardecer. No te dejes la cámara.

 

Ir a parte 2